Parroquia Santísimo Sacramento de Torrijos
Inicio Colegio Santísimo Cristo Esclavos de María y de los Pobres Madres Concepcionistas Archidiócesis de Toledo
Inicio
La Parroquia
Publicaciones
La Colegiata
Retablo mayor
Portadas
El Coro
Capilla San Gil
Otras Capillas
Otros retablos
Tallas y cuadros
Santos y Patrones
Hermandades y Cofradías
Grupos y Movimientos
CAPILLA DE SAN GIL
Capilla de San Gil, patrón de Torrijos


Es la capilla mayor de la Iglesia colegial. Se halla en el falso crucero del templo, sirviendo de brazo izquierdo al transepto. Cuenta, asimismo, con sacristía, en la actualidad es la sacristía mayor.

S
e abre al crucero mediante colosal arco de medio punto con intrados  decorados a ambos lados por ángeles que descansan sobre los capiteles de los pilares adosados; y el resto (hasta un total de veintidós) con cabecitas de querubines alados.
La iluminación le llega a la capilla a través de una ventana de arco de medio punto con vidriera moderna situada a la izquierda del acceso. La ventana de enfrente, colocada en un plano más bajo, de igual estilo, alumbra la sacristía mayor a la que cierra por medio de una reja cruzada en rombo.
La bóveda de crucería corona la parte superior en perfecta adaptación arquitectónica.
Esta capilla pertenece en su mayor parte al trazado original del templo, como así lo atestiguan la antigüedad de los materiales y elementos arquitectónicos comunes. La amplia y posterior adaptación se reduciría a las obras de ubicación del nuevo retablo procedente de la parroquial de San Gil que fue demolida en 1826, al encontrarse totalmente arruinada, y a la creación de su propia sacristía. Ya en las Relaciones Topográficas ordenadas por Felipe II, en el capítulo XLIX, referente a Torrijos (año 1576), se dice:
“...esta dicha iglesia del Santísimo Sacramento es cabeza de todas las cofradías del Santísimo Sacramento de toda la Cristiandad y la iglesia es muy principal de tres naves con su coro y capilla mayor y retablo y a los lados otras dos capillas demás de otra capilla principal que está labrada fuera del cuerpo de la iglesia QUE SE LLAMA DE SAN GIL...”
La capilla se cierra mediante reja o cancel de madera coronado por una cartela con la inscripción “PAX VOBIS”.
EL RETABLO
Primer tercio del  siglo XVII.  
Escuela castellana. 

Autor
anónimo.

El retablo constaba originariamente de un solo cuerpo y una sola calle. Al ubicarse en el espacio anteriormente ocupado por un retablo anteriores, cuya advocación fuese posiblemente la misma, le fueron añadidas las dos calles laterales y unos tableros pintados con formación rocosa con intención de incorporar visualmente el coronamiento del retablo al Calvario tardogótico que remata el conjunto y que formaba parte del retablo primitivo de la capilla.
No presenta este retablo grandes novedades respecto de sus coetáneos de la iglesia. Está concebido con mayor sencillez y economía de elementos decorativos lo que le confiere un mayor matiz clásico.
El repertorio decorativo se organiza a través de columnas salomónicas, con pámpanos y hojas de vid (símbolos eucarísticos), guirnaldas de frutas, granadas..., todos ellos menos abundantes que en otros retablos
ESCULTURA EN BULTO REDONDO REPRESENTADO EL CALVARIO 

El tamaño de la talla de Cristo es, aparentemente, desproporcionada en relación con las esculturas de la Virgen y del apóstol San Juan Evangelista.
Jesús aparece muerto con los ojos cerrados y ladea suavemente la cabeza coronada de espinas hacia su derecha. Sus rasgos faciales son rígidos y muestra un gesto patético lejos de la serenidad y equilibrio renacentistas, por lo que el tratamiento adolece de cierto arcaísmo; aspecto que, asimismo, se manifiesta en la disposición de los brazos en casi completa horizontalidad.
El paño de pudor se anuda a su derecha y cae sobre la rodilla del mismo lado.
Talla de canon alargado y de correcto estudio anatómico.
 A la derecha de Cristo aparece efigiada María, su Madre. La talla es de menor tamaño y está representada conforme la iconografía tradicional. Inclina ligeramente su cabeza y entrelaza los dedos de sus manos a la altura del pecho. Viste túnica, manto y toca de colores azul y dorado. Los ropajes ampulosos de la Virgen, al igual que los de San Juan, aún no se han independizado de la influencia borgoña tardogótica.
La impresión de movimientos se logra al adelantar María su pierna derecha cuya rodilla se marca a través de los ropajes. Tiene los ojos rojizos y anegados por las lágrimas sin que el gesto doloroso reste belleza a su rostro.
A la izquierda figura San Juan, el discípulos amado de Cristo, efigiado como joven de cabellera rubia, imberbe, de rasgos delicados, pero de potente anatomía. Igualmente se capta  la impresión de movimiento, pues el apóstol adelanta su pierna izquierda.
El rostro del joven San Juan es sereno. Dialoga con la Virgen intentando consolarla en el dolor, incluso parece esbozar una tímida sonrisa que contrasta con el gesto compungido de María.
La  figura de Cristo es de mayores dimensiones del conjunto (2,20 de largo y  2 m. de envergadura de sus brazos abiertos)  frente a las de María y Juan, ambas iguales (1,95 m. de largo y 0,70 de ancho) para jugar con la perspectiva visual del espectador que mira desde abajo. Son figuras, pues, mucho mayores que el tamaño natural
Este hermoso Calvario se proyecta sobre un fondo pintado con celaje de tonos azul, rosado, blanco y dorado.
Dos angelotes de tosca labra flanquean a ambos lados el conjunto descansado sobre el arco superior.
ESCULTURA DE BULTO REDONDO
REPRESENTANDO A SAN GIL 
Barroco.  
Primer Tercio del siglo XVII. 
Escuela castellana.
Autor anónimo.

El retablo al santo patrón de Torrijos tuvo extraordinario auge desde el siglo XIII al XVIII, devoción que decayó tras  la prohibición del famoso “Toro de las Vísperas” en 1767, y que, en nuestros días ha recuperado parte de aquel pasado esplendor.
La talla de madera policromada que representa a San Gil es de gran calidad artística y se halla ubicada en la hornacina central del retablo. El arco de medio punto de la hornacina está ornado en el intradós y extradós con remeados y roleos florales..
El santo está representado como monje benedictino con hábito negro decorado con estrellas doradas y flores, sobre el que se superpone un manto del mismo tono. Lleva en su mano izquierda un libro abierto y le acompaña su atributo más característico, la cervatilla que alimentó al santo anacoreta en su retiro de Francia. En la mano derecha porta un báculo dorado que alude a su dignidad de abad. Adelanta su pierna izquierda en actitud de movimiento.
La imagen del santo es de singular calidad artística, destacando el tratamiento del joven y sereno rostro.
Flanquean la imagen de San Gil, dentro de nichos avenerados con fondo rojo y estrellas doradas, sendos ángeles con las alas desplegadas y báculos plateados incorporados al retablo recientemente, procedentes del retablo de Santa Ana (Estos dos ángeles fueron donados en 1921 por el industrial D. Capitolino Merino). Es uno de los elementos distorsionantes del conjunto

Subir
 
     
© www.torrijosparroquia.es   - Todos los derechos reservados
[ Inicio | Colegio Stmo. Cristo de la Sangre | Esclavos de María y de los Pobres | Madres Concepcionistas | Archidiócesis de Toledo]